publicidad
07 de octubre de 2010 • 11:10

Ex presidente de Huracán explotó contra Babington

 

El ex presidente de Huracán Jorge Peña estalló contra Carlos Babington, el actual titular del club y aseguró que los socios de la institución deben decir "basta" porque la conducción les "miente".



Peña se quejó del rumbo de la institución, a pesar de haber sacado jugadores de calidad y de una buena campaña durante el ciclo de Angel Cappa, está en la ruina económica y deportiva.



"Sacamos dos delanteros con talento habilidad y gol. Elevaron el ingreso de televisión de tres a catorce millones. Por ser protagonistas crecieron mucho nuestras recaudaciones. Y a pesar de este importante aumento en nuestros ingresos, ocurren cosas que no se entienden", declaró el dirigente, quien fue vicepresidente primero de Babington entre 2006 y 2007.



Peña detalló entonces que el club no pagó los últimos tres meses de sueldo ni levantó la convocatoria, mientras que en el aspecto deportivo, más precisamente el futbolístico, no se aprovechó "el talento" del entrenador Angel Cappa y el equipo no fue campeón.



"No pudimos ni supimos armar un equipo para pelear arriba, lo que si nos quedaron fueron las deudas, lo que si nos quedó fue una intervención", protestó.



Peña dijo que todavía sufre "la amargura" de haber perdido el campeonato Apertura 2009 "en una oficina" "y la impotencia de ver cómo cuatro o cinco vivos se repartieron la ilusión" de los hinchas del "Globo".



"Yo no me tiro contra nadie, expreso la realidad, doy mi parecer, el presidente se portó muy mal con mi persona a partir del minuto mismo de ganar las elecciones. Después que la historia y la gente juzguen el manejo del presidente con el que tenía una amistad de treinta años, pero mi único compromiso es con Huracán", expresó.



Peña formuló estas declaraciones al sitio "patriaquemera.com" y aseguró: "Tengo la enorme satisfacción, de haber sido nombrado presidente del Tribunal de Honor después de haber presidido el club durante tres ciclos".



"Terminé mi mandato dejando al club con una deuda de tres millones de dólares o pesos, por todo concepto, con un balance aprobado por la Honorable Asamblea, luego asumió (Juan José) Zanola y vendió a Marini a Racing en un millón de dólares y a Guerra y a Mauricio Pineda a Boca en dos millones", explicó.



Continuó describiendo que "a partir de ese ingreso mi administración quedo en cero con un activo adicional, un plantel profesional de gran jerarquía propiedad de Huracán".



Peña, quien fue presidente del club en los años noventa, aclaró que no se alejó de la vida política de la institución por enfermedad, sino porque no estaba de acuerdo en cómo se estaban administrando las finanzas, ni en las tasaciones de los pases de los jugadores, que a su juicio eran muy bajos.



"El presidente no me hacía participar de las reuniones por la venta de jugadores y yo era el vicepresidente primero y el presidente de la subcomisión de fútbol profesional", detalló.



Reveló que con Babington ya en la presidencia, desde sus cargos de vicepresidente primero y titular fútbol profesional, comenzó a armar un equipo para recuperar la plaza en Primera División.



"Participé de las contrataciones de la mayoría de los jugadores, entre ellos me adjudico a uno que fue fundamental en nuestro andamiaje y por tratarlo con soberbia y falta de pago, lo pusieron mal y es Hugo Barrientos", destacó.



Recordó que siendo él presidente del fútbol profesional, el equipo volvió a Primera y en su gestión se tuvo "la visión de contratar como técnico a Antonio Mohamed", a quien describió como "un hombre joven, `quemero` hasta la médula, con muchos conocimientos técnicos y que manda al equipo al frente" como les gusta "a los huracanences".



Durante la entrevista, Peña lanzó una proclama: "Estamos hartos, `rehartos`, estupefactos, de que sigan mancillando nuestra dignidad, que nos sigan mintiendo como si fuéramos `boludos`".



"Nuestro club saco dos delanteros valiosísimos", dijo luego, en relación con Javier Pastore y Matías Defederico.



Según Peña, con sus ventas, el club ya tendría que haber resuelto el problema económico, pagando la convocatoria y el deportivo, ganando un campeonato.



"El 50 por ciento de De Federico se vendió antes en 150 mil dólares a un particular. Los dos jugadores se vendieron según los medios argentinos en catorce millones de dólares. Pastore no fue de Huracán porque el Presidente no quiso, Del pase de De Federico rifamos el 50 por ciento", denunció.



Y finalizó: "Por esto, no podía hacerme socio de esta orgía. La factura como siempre la paga Huracán. Esto lo veía venir, tenemos que mejorar el sistema para que no vuelva a ocurrir. Voy a trabajar para eso".

Noticias Argentinas