publicidad
01 de noviembre de 2011 • 19:40 • actualizado el 02 de noviembre de 2011 a las 07:48

Boca: Ameal se lava las manos en la pelea de la barra brava

Jorge Amor Ameal, presidente de Boca, dio una conferencia de prensa para intentar convencer a la prensa y a la gente que la dirigencia no puede haer nada para erradicar a los violentos
Foto: Télam
 

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, aseguró este martes que él no entrega entradas a barrrabravas y que hará "todo lo posible" para que los hinchas puedan concurrir el domingo a la cancha de Vélez y para evitar la clausura del estadio la Bombonera.

Intentando explicar lo que está evidenciado en años de prácticas habituales de los clubes argentinos en los que la connivencia entre barrabravas y dirigentes es más que obvia, el mandamás xeneize se excusó
:  "Hicimos la denuncia y vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer para solucionar el tema de la interna de la hinchada. Estamos investigando, el jueves tenemos reunión de CD, y voy a hablar con las autoridades nacionales para ver qué hacemos", señaló a la prensa de manera infantil porque, en el mundo del fútbol, se sabe, ningún dirigente jamás hizo nada para erradicar la violencia enquistada en sus clubes.

Asimismo, Ameal advirtió que "todavía no nos han comunicado nada, y creemos que no corresponde la clausura de nuestra cancha, como tampoco está bien que nuestros hinchas no puedan ir a Vélez".

Las autoridades del Comité de Seguridad evalúa la posibilidad de permitir sólo el ingreso de 2.000 socios, o bien prohibir el ingreso de hinchas de Boca en el partido del próximo domingo ante Vélez, en Liniers, debido a la interna de la barra brava.

En ese aspecto, remarcó que "el socio de Boca quiere venir a la cancha en paz, en familia. No estoy para juzgar a Rafael Di Zeo -que el último domingo ingresó con sus seguidores violentando molinetes-, a Mauro Martín ni a nadie. Esta situación la tienen que resolver ellos", dijo el directivo dejando en claro que Boca se lavará las manos y permitirá que la violencia gane otra vez, a cualquier costo.

Además, aclaró que "no se le devolvió el carnet a Di Zeo, porque todo requiere de un trámite administrativo, y no le damos ningún tipo de derecho a Martín".

En ese aspecto, el dirigente negó de manera terminante que le haya dado entradas a Di Zeo y señaló que "si quiere ir a la cancha es por un deseo de él".

"Tenemos 3.000 entradas que son de venta interna para peñas del interior, jugadores y agrupaciones políticas. No entrego entradas para nada. Lo desmiento absolutamente", puntualizó Ameal, insistiendo en faltar a la verdad porque son los mismos hinchas los que admiten que los dirigentes les regalan localidades a cambio de apoyo.

El domingo pasado, en el encuentro ante Atlético de Rafaela, las dos facciones de la barra brava de Boca se ubicaron en distintas cabeceras y se cruzaron amenazas. Además, el grupo de Di Zeo ingresó al estadio por la fuerza, rompiendo molinetes y cámaras de seguridad.

"Me cuesta pensar que la aparición de Di Zeo tenga relación con la política. Pero es raro que a tan poco tiempo de las elecciones en el club aparezcan estos temas", remarcó, intentando parecer inocente.

El 4 de diciembre se realizarán las elecciones en Boca, en medio de un clima caldeado, y con varios candidatos, entre ellos el mismo Ameal.

"No sólo la gente de Boca está cansada de escuchar siempre el mismo discurso, sino toda la gente del fútbol argentino. Esto es un problema de Estado, que involucra a todos los que estamos en el fútbol. Se han hecho muchas leyes, pero nadie las tomó en serio", concluyó.

Si el enfrentamiento entre las dos facciones se produce, si las amenazas se consuman, si hay heridos, e incluso algún muerto, ¿qué dirá Ameal? ¿Que la dirigencia no tiene nada que ver? Absurdo.

Noticias Argentinas