publicidad
10 de septiembre de 2012 • 12:56

CACHO HEREDIA, IDOLO EN ESPAÑA, ELOGIA A MESSI Y QUIERE DIRIGIR EN ARGENTINA

 

Ramón Cacho Heredia, recordado ex defensor del seleccionado argentino que integró el equipo de San Lorenzo bicampeón de 1972 e ídolo en España por su exitoso paso por el Atlético de Madrid, elogió al astro del Barcelona Lionel Messi, al que calificó como fenómeno y dijo que quiere dirigir en la Argentina.

Con un lenguaje matizado con expresiones de tono hispánico, debido a los largos años vividos en la península, Cacho Heredia dijo que en el uno a uno, no hay como Messi; es un jugador fuera de serie y, en los últimos años, aprendió mucho de su extraordinaria relación con Guardiola (Josep, ex DT del Barcelona).

El ex zaguero, quien integró el seleccionado argentino que participó del Mundial 1974 en Alemania, destacó que menos mal que la Argentina tiene a Messi en su plantel, si hubiese jugado para España, con el equipo que hoy tiene (el conjunto europeo) sería una máquina imparable.

Heredia, que pasó de San Lorenzo al Atlético de Madrid en 1973, y donde tras ser jugador integró los equipos técnicos del club albirrojo, consideró que Messi demuestra, además, una sencillez y educación que deriva del gran respaldo que tiene en su familia, que lo acompaña y lo contiene ante la fama y la presión.

El ex defensor también elogió a los futbolistas del Barcelona Xavi Hernández, de quien dijo parece que tiene un collar ortopédico, siempre está con la cabeza levantada, a Andrés Iniesta, al que calificó como un estratega, de una humildad increíble y analizó que son los que abastecen y hacen jugar a Messi.

Cacho Heredia, recordado por ser un defensor seguro, con tendencia a salir siempre jugando con la pelota, mostró sus deseos de continuar su carrera como entrenador en algún equipo de la Argentina y señaló que desde hace un tiempo está viviendo en casa de unos familiares y viendo fútbol de todas las categorías.

El ex zaguero recordó sus experiencia como jugador y técnico en el Atlético de Madrid, en épocas del fallecido ex presidente Jesús Gil y Gil, y las enseñanzas recibidas del recordado entrenador Juan Carlos Lorenzo, quien lo dirigió en San Lorenzo (1972) y en el club español, en 1974.

Fue un técnico muy particular, con un estilo diferente, estudioso del juego e inteligente. Había adquirido mucha experiencia en su paso por Europa. Con él jugamos y ganamos la Copa Intercontinental ante Independiente.

Atlético de Madrid jugó esa final como el subcampeón de Europa, ya que el ganador de ese torneo fue el Bayern Munich de Alemania, que renunció a disputarla alegando incompatibilidad de fechas.

En el partido de ida, jugado en Avellaneda, el rojo gano por 1 a 0 con gol de Ramón Balbuena, y en la revancha jugada en Madrid, el Atlético se impuso por 2 a 0 con tantos de Javier Irureta y el argentino Rubén Ratón Ayala.

Nosotros en aquellos partidos sentíamos que representábamos a un club importantísimo como el Aleti, con una rica historia y representante de una ciudad y un país. Fue muy importante, dijo Heredia, quien es considerado en Madrid como un ídolo, al que la gente reconoce y para en la calle para recordarle tiempos de éxitos.

Heredia, quien también jugó en el París Saint Germain de Francia, reconoce esos agradecimientos y señaló que cuando te conduces con corrección y respeto la gente te lo devuelve de por vida; hay atrás una trayectoria.

El ex defensor se refirió al actual momento que está viviendo en el Atlético de Madrid el DT argentino Diego Cholo Simeone, ganador de la Liga de Europa y de la Supercopa de Europa y opinó que fue un gran jugador y está demostrando que como técnico, si lo dejan trabajar, puede llegar a acumular muchos éxitos.

Del actual delantero del Atlético y del seleccionado colombiano, Radamel Falcao estimó que está pasando por un momento excepcional y dentro del área es temible, no te perdona.

Por último, Heredia reiteró sus deseos de poder trabajar en la Argentina: "Me gustaría demostrar mi experiencia adquirida en Europa en algún equipo de Buenos Aires o del interior".

Télam