Porto, la historia de sus dos Champions y la era de Mourinho

El Porto ha levantado la 'Orejona' en las dos finales que ha disputado

  • Víctor Casarreal @vedencs
 

La leyenda cuenta que el Dragón apareció en Europa a finales de la década de los ochenta para adueñarse de la ‘Orejona’ en 1987. Sin temor por enfrentar al club más poderoso de Alemania, el Porto encaró al Bayern Munich en el campo del Praterstadion de Viena en Austria.

Porto tiene dos Champions League en sus vitrinas. Foto: AFP
Porto tiene dos Champions League en sus vitrinas.
Foto: AFP

El cuadro teutón intimidaba con los puros nombres de sus jugadores estrellas. La columna vertebral estaba conformada por Jean-Marie Pfaff en la portería, Andreas Brehme, Lothar Matthäus y Michael Rummenigge. Bayer apuntaba a conquistar su cuarta Copa de Europa. En Portugal, sin hacer mucho ruido, confiaban en el potencial de su ‘discreto’, pero talentoso equipo, comandado por Paolo Futre y su capitán Joao Pinto.

El cuadro bávaro abrió el marcador a los 24 minutos con el gol de Ludwig Kögl. Los pronósticos se cumplían en toda Europa; sin embargo, Rabah Madjer empató el partido (79’) y Juary a nueve del final (81’) remontó el marcador para poner el 2-1 favorable a los lusitanos. Con el silbatazo final comenzó la fiesta del Porto al conquistar su primera ‘Orejona’.

Los Dragones aparecieron nuevamente en escena hasta 2004 en Gelsenkirchen en Alemania. Era una final inesperada, con dos equipos que nunca fueron considerados favoritos al título. Porto y Mónaco protagonizaron un gran duelo con la mirada puesta en el ansiado trofeo.

Porto tenía a un equipo lusitano casi en su totalidad, diez de sus once titulares eran nacidos en Portugal, sólo con el brasileño Carlos Alberto como extranjero. El resto del equipo que saltó ese 26 de mayo al campo fue Vítor Baía, Paulo Ferreira, Jorge Costa, Ricardo Carvhalo, Nuno Valente, Pedro Mendes, Costinha, Maniche, Deco y Derlei.

Sin embargo, la figura de los Dragones estaba en el banquillo. José Mourinho planteó un partido perfecto y su equipo barrió a Mónaco 3-0 con goles de Carlos Alberto, Deco y el ruso Dmitri Alenichev, quien ingresó de cambio.

Europa se rindió nuevamente ante el Porto, que levantaba su segunda ‘Orejona’ en su segunda final de Champions League, dejando como legado a un estratega que con el título del Porto comenzó su propia era. La era de ‘Mou’.

 

Terra