4 eventos en vivo

Barrabravas argentinos desvelan a responsables del Mundial

Los organizadores de la Copa del Mundo Brasil 2014 están atentos por los movimientos de los barrabravas.

29 may 2014
09h12
actualizado a las 09h42
  • separator
  • comentarios

El desplazamiento de 'barrabravas' argentinos al Mundial de Brasil-2014, protagonistas de desmanes en anteriores citas máximas, desvela a las autoridades locales, que entregaron a los brasileños nóminas de personas con antecedentes de violencia en el fútbol.

<p>Hinchadas Unidas Argentinas, presentes en el Mundial Sudáfrica 2010 y en la Copa América Argentina 2011.</p>
Hinchadas Unidas Argentinas, presentes en el Mundial Sudáfrica 2010 y en la Copa América Argentina 2011.
Foto: Terra

"En Sudáfrica-2010 fue la primera vez que las 'barras' viajaron de forma organizada y públicamente visible", explicó a la AFP el sociólogo Diego Murzi, integrante de Salvemos al Fútbol.

Pero la historia de los hinchas radicales argentinos es larga larga en un país donde la violencia en el fútbol ha dejado 187 muertos en los últimos 40 años, según la ONG Salvemos al Fútbol.

El Mundial España-1982 fue el primer evento internacional al que llegaron los hinchas violentos, siguieron a México-1986, donde Argentina ganó la Copa del Mundo, y también se trasladaron a Francia-1998.

El Mundial de Sudáfrica-2010 fue sin embargo el que marcó un precedente contra los 'barrabravas', al saldarse con una veintena de argentinos detenidos y deportados.

Hinchadas de medio centenar de clubes argentinos, de la segunda y quinta divisiones, conformaron en 2009 la ONG Hinchadas Unidas Argentina (HUA) con la idea de buscar financiamiento para viajar a Sudáfrica.

Lograron el objetivo aunque la historia terminó mal.

A su regreso, la HUA perdió visibilidad hasta que la cercanía de Brasil-2014 volvió a juntar a 38 hinchadas con el objetivo de obtener boletos para los partidos y frenar mediante un amparo judicial la entrega de datos sobre personas con antecedentes judiciales por violencia en el fútbol.

Tras una puja en la justicia, las autoridades argentinas terminaron por entregar la nómina a sus pares brasileñas, y serán estas las que decidirán su ingreso al país.

"A los barras argentinos que tengan cuentas pendientes con la justicia les vamos a impedir la entrada y si logran atravesar la frontera, serán identificados y devueltos", advirtió José Rebelo, ministro de Deportes brasileño.

La entrega de antecedentes de hinchas futboleros fue rechazada por estos grupos, que lo consideran inconstitucional.

"Las hinchadas quieren ir al Mundial reafirmando su identidad con la no violencia", dijo a la AFP Débora Hambo, representante legal y portavoz de las HUA.

Hambo admitió que la HUA tiene en su poder unas 200 entradas "gracias a enlaces con hinchas en Brasil", pero reclama boletos de protocolo a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), que dijo haber negado el pedido al rechazar críticas.

"Todavía no tengo pensado ir al Mundial. Además, para qué vamos a ir si nos prejuzgan", deploró Rafael Di Zeo, ex líder de la barrabrava de Boca Juniors, recién absuelto en un juicio por instigar el intento de homicidio de otro fanático.

"Seguramente yo, los 'pibes' de River y algunos más debemos estar en listas. Pero en vez de garantizar los derechos constitucionales de un argentino, mandan tus datos a otro país", criticó Di Zeo.

Pero el millar de hinchas violentos que quizás logren cruzar la frontera, no son lo esencial de la afición albiceleste que aportará unas 100.000 personas a la cita mundialista, estimó el embajador argentino en el país vecino, Luis María Kreckler.

En el Mundial de México-1986, antes de que Argentina ganara el campeonato, los 'barras' dejaron su marca el día en que la selección eliminó a Inglaterra en cuartos de final, con dos míticos goles de Diego Maradona.

La contienda se dirimió fuera de la cancha entre violentos de varios clubes argentinos y 'hooligans' ingleses, cuando aún estaba fresca la herida por la Guerra de las Malvinas (1982).

En la batalla campal, los argentinos se apoderaron de banderas rivales que exhibieron en las canchas durante años como trofeos de guerra.

Pese a sus promesas de no violencia, Salvemos al Fútbol no descarta nuevos enfrentamientos.

"Hay antecedentes de enfrentamientos pero han pasado mundiales, y no ocurrió nada. No se puede predecir pero actualmente la violencia en el fútbol es también una mercancía de los medios", afirmó Murzi de SAF.

Los argentinos difícilmente encuentren pares de otros países ya que el flagelo de los aficionados ingleses violentos prácticamente desapareció luego de los serios problemas causados en Francia-1998.

Los hinchas radicales británicos, que no cuentan con apoyo económico de clubes ni de la federación ni de los jugadores, se ven desalentados a viajar por el alto costo de asistir a Brasil.

A diferencia de los "hooligans" y de los hinchas de otros países cuyas disputas apuntan "sólo a dirimir conflictos de honor con sus rivales o con la policía", en Argentina la barrabrava tiene un uso instrumental: se busca un beneficio económico, un lugar de prestigio en la tribuna e incluso una relación con la política", afirmó Murzi.

De todos modos, la policía pidió preventivamente a los aficionados que tienen prohibida la entrada a estadios en su país, que entreguen sus pasaportes antes del 31 de mayo.

"Si intentas viajar a Brasil, te vamos a vigilar y en el muy improbable extremo de que no te sorprendamos en un puerto o aeropuerto, nuestro equipo de inteligencia en Brasil te estará vigilando", advirtió el jefe adjunto de la policía británica, Andy Holt.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad