0

Giancarlo Stanton apareció para poner el bate oportuno y Jones la defensa

19 mar 2017
10h05
  • separator
  • comentarios

El jardinero de los Marlins de Miami, Giancarlo Stanton, que salió como designado con la selección de Estados Unidos para el partido ante República Dominicana, se convirtió en el jugador clave de la ofensiva del equipo local a la hora de conseguir la victoria por 6-3 que los puso en semifinales del Clásico Mundial de Béisbol.

Al igual que su compañero, el jardinero Adams Jones, de los Orioles de Baltimore, que protagonizó la jugada decisiva el partido al robarle un jonrón a su compañero de equipo en las Grandes Ligas, Manny Machado.

Ambos reconocieron que su aportación fue importante, pero al igual que la del resto de los compañeros, porque todos están mentalizados del valor que tiene el disputar un Clásico Mundial de Béisbol con proyección internacional.

"Nunca perdimos la confianza en lo que podíamos hacer como equipo, ni mucho menos que en cualquier momento todos podíamos aportar", declaró Stanton al concluir el partido. "Sabíamos que si luchábamos podíamos sacar el partido y así fue".

Stanton, que se fue de 4-2 con par de carreras anotas e impulsadas, pegó su primer cuadrangular del torneo, en la parte alta de la cuarta entrada, con dos "outs" en la pizarra, contra el abridor dominicano Ervin Santana, lo que permitió a Estados Unidos romper el empate en el marcador (2-2) y ponerse con la ventaja que nunca más dejó.

"Mi jonrón fue importante, pero todas las acciones del resto de los compañeros también porque después que Robinson Canó conectó cuadrangular solitario para el parcial de 4-3, la pelota que capturó Adams Jones, que evitó otro de Machado, simplemente fue una acción extraordinaria y decisiva", destacó Stanton.

El mismo sentir expresó el manejador de República Dominicana, Tony Peña, que reconoció que el batazo de Stanton había sido importante, pero la jugada decisiva del partido y la que más daño les hizo fue la acción defensiva de Jones.

"Sin duda esa fue para mi la jugada decisiva del partido y la que más nos perjudico, dado que nos impidió anotar la carrera que hubiese significado en el empate", valoró Peña. "La clave de nuestra derrota estuvo que no pudimos pegar los hit decisivos, mientras que los lanzadores de Estados Unidos si lograron hacer los lanzamientos que necesitaban".

Por su parte, Jones admitió que la captura del bambinazo que había pegado Machado por el jardín central fue una acción llena de concentración y seguridad que tenía que atrapar la pelota.

"Estuve bien concentrado, marque bien los tiempos de la carrera a la hora de seguir la trayectoria de la pelota y también me elevé en el momento perfecto", comentó Jones. "Era un triunfo muy importante para nosotros y había que darlo todo en el campo".

Estados Unidos (4-2), que jugará por segunda vez las semifinales del Clásico Mundial, tendrá como rival a Japón (6-0), primero del Grupo E, que fue el verdugo en la segunda edición del 2009 cuando los eliminaron y los dejaron fuera de la gran final que ganó el equipo nipón por segunda vez consecutiva.

"Es un aliciente más para que en el partido del martes, en el Dodger Stadium de Los Angeles, hagamos todavía mejor béisbol y consigamos el triunfo que nos de la oportunidad de luchar por el título de campeones", destacó Stanton, que es de origen puertorriqueño y podría tener de rival a la novena de la Isla del Encanto.

Puerto Rico (6-0) pasó como líder del Grupo F y fue el que dejó a Estados Unidos con la única derrota que tuvo en San Diego el equipo de las Barras y las Estrellas.

"Vamos a ir partido a partido y ahora nuestra única preocupación es Japón", señaló Stanton. "Superar a Dominicana ha sido un gran logro, pero ya forma parte del pasado y sólo debemos pensar en el martes, que la otra gran cita que tenemos que enfrentar".

Por su parte, el veterano manejador del equipo de Estados Unidos, Jim Leyland, dijo que la clave del triunfo estuvo en que todos los jugadores se crecieron en los momentos decisivos e hicieron un gran béisbol con excelente pitcheo, defensa y bateo oportuno ante un rival que también demostró la clase de campeón.

"Dominicana nos forzaron al máximo como en el primer partido y esta vez encontramos la manera de que nuestro pitcheo respondiese en los momentos decisivos", destacó Leyland. "Ha sido un gran triunfo y todo el equipo se lo merece, pero debemos pensar en el próximo reto y estar preparados".EFE

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad